Por una razón muy sencilla: la gran mayoría de tus clientes, en un momento y otro, buscarán información sobre tu empresa en Internet. ¿Y qué pasará si no le encuentran? ¿Qué pensarías de una empresa cuyos datos no aparecen en ninguna parte?

Si tus empleados tienen tarjetas de visita (que se pueden quedar obsoletas en cuanto cambie de teléfono) ¿porqué no tener una página web en la que puedes cambiar cualquier dato en segundos? Si tienes un catálogo de productos o servicios (que se puede quedar obsoleto en cuanto varíen los precios o necesites añadir nuevos productos o servicios) ¿por qué no tener una web que explique esos servicios o detalle esos productos, y en la que puedes añadir o actualizar lo que quieras en segundos?

Y, sobre todo, si tu competencia ya está en internet y tú no ¿crees que es buena idea darles esa ventaja?